Inicio Blog Cómo visitar La Graciosa
Cómo visitar La Graciosa

Cómo visitar La Graciosa

Cómo visitar La Graciosa
Jorge Ulloa | 20/04/2021

En tu viaje por Lanzarote te recomendamos visitar La Graciosa desde el puerto de Órzola, al norte de la isla. Nos encontramos ante la reserva marina más grande de Europa. Pertenece a lo que conocemos como Archipiélago de Chinijo, en las Islas Canarias. Se trata de un subconjunto de pequeños islotes conformados por: Alegranza, Mintaña Clara, Roque del Este, Roque del Oeste y La Graciosa.

Esta última es la más grande y la única habitada de todo el municipio de Teguise. Te contamos qué tiene de especial y cómo visitarla desde Lanzarote.

Cómo visitar La Graciosa desde Lanzarote

La única forma de llegar esta isla es cogiendo un ferry a La Graciosa desde Lanzarote. El barco sale del ya citado puerto de Órzola, en su municipio homónimo, y llega hasta Caleta de Sebo, el primero de nuestros destinos en el Archipiélago de Chinijo. El trayecto sólo dura unos 20 minutos y se hacen salidas a varias horas todos los días.
En el enlace anterior, podrás encontrar distintas formas de realizar la visita a La Graciosa. Puedes escoger sólo el traslado en barco de ida y vuelta, que también te lleva hasta el puerto de Órzola desde tu hotel en Lanzarote, y después hacer tu propio recorrido por libre.

Visitar La Graciosa en un día

La otra opción que tienes disponible en el link del ferry es hacer una excursión organizada de un día. Esta se ocupa de ofrecerte a ti y tus compañeros de viaje un tour por la isla, sus playas paradisíacas y pueblos, un paseo en barco por sus alrededores y todo tipo de actividades que desees realizar en tu excursión.

Consulta sus itinerarios para conocer más de estas salidas turísticas desde Lanzarote y sigue leyendo este post para saber qué tiene de especial una visita a La Graciosa.

Qué visitar en La Graciosa

Estrecho de El Río

La llamada “octava isla canaria” se separa de Lanzarote por un estrecho conocido como “El Río”. La mejor manera de admirar este canal es desde su mirador en los impresionantes Riscos de Famara. Pero más interesante aún es lo que esconde en sus profundidades.

Ha sido declarado como uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de las Islas Canarias. Bajo las aguas de El Río se han encontrado varios barcos y restos de artilugios marítimos. Es uno de los indicios que nos regala esta zona sobre las gentes que han habitado y construido su vida en las Islas Canarias años atrás.

Caleta de Sebo

Aunque, en general, el Archipiélago de Chinijo está bastante deshabitado, podemos encontrar prosperidad en algunos de los modestos pueblos costeros de La Graciosa. El ejemplo más claro de esto es Caleta de Sebo, principal núcleo poblacional y puerto de llegada de barcos en el sur de la isla.
Puede que no tenga grandes monumentos, fachadas abigarradas o largas calles de ocio y esparcimiento. Pero el que quiere visitar La Graciosa no viene buscando nada de eso. Lo verdaderamente hermoso en este pueblo son sus pintorescas casas encaladas, sus calles hechas de tierra, sus aguas turquesas, el apacible sol y la sencilla decoración marítima que personaliza el litoral.

Playa de la Francesa

Se puede llegar caminando desde Caleta del Sebo en un apacible paseo por la costa de Bahía del Salado. Es considerada como la playa más bonita de La Graciosa por su fina arena blanca y la marea tranquila que la baña.

Playa de la Cocina

Si seguimos hacia el este por el promontorio de la Punta Marrajos llegamos a la singular Montaña Amarilla, uno de los lugares en los que se puede practicar senderismo en La Graciosa.

Pero más famosa aún es en esta zona la recogida Playa de la Cocina. Es más parecida a una cala, por el acantilado que custodia uno de sus costados, su tamaño y lo limpia y cuidada que está su agua. De lo que no nos cabe duda es que es un destino inolvidable que te recomendamos visitar en La Graciosa.

Pedro Barba

La manera más popular para llegar a esta población es haciendo una ruta en bicicleta desde Caleta de Sebo, una de las formas más recomendables para moverse por la isla. Su visita es análoga a la de esta primera localidad, con unas pocas viviendas encaladas que pueden ser alquiladas como destino vacacional, una playa no tan extensa y multitud de plantas y palmeras que le dan ese toque caribeño.

Lo que hace especial a esta excursión es la propia ruta en bicicleta por los espléndidos paisajes de La Graciosa y el tour por la temática villa costera de Pedro Barba.

Playa de las Conchas

Haciendo la ruta circular por La Graciosa nos encontramos en el norte con la Playa de las Conchas. Hablamos de una zona casi virgen, donde la flora endémica no se ha visto afectada por las visitas de los turistas.

Montaña del Mojón

Además de tranquilos pueblos e idílicas playas en La Graciosa disponemos de algunas zonas aptas para el senderismo. Es el caso de la Montaña del Mojón y la subida a uno de los miradores más espectaculares de la isla. La ruta se hace desde los acantilados de la costa sudeste y nos lleva a atravesar el deshabitado llano sobre el que reposa la montaña.

Montaña Bermeja

Se puede visitar en una caminata desde la Playa de las Conchas. Nos referimos a un antiguo volcán ya extinto que nos ofrece una ruta de trekking sencilla y que no nos demora demasiado tiempo de visita.

Mirador Baja de las Majapalomas

El patrimonio ecológico más icónico y alucinante de La Graciosa es el túnel volcánico de Baja de las Majapalomas. Las intrincadas formaciones rocosas han generado un paisaje de lo más singular y extravagante.

Sin duda lo más vistoso es el puente natural que salva el acantilado sobre la espuma de la mar embravecida.

Playa Lambra

Un amplio litoral al oeste de La Graciosa que suele acompañar a la ruta circular por la isla. Tanto si llegas en bicicleta como en jeep 4x4 merece la pena parar a contemplar la marea que se disipa en la orilla y la Isla de la Alegranza como telón de fondo.



Blog: Lo más leído