Volcán de la Corona

Imagen no disponible
2-03-2019

Nuestro recorrido comienza cerca de la ermita de Ye, por un camino que se inicia a la izquierda.

Nuestro recorrido comienza cerca de la ermita de Ye, por un camino que se inicia a la izquierda.

La primera parte de la travesía se realiza entre cultivos abandonados en arenado artificial, - se aporta al malpaís tierra vegetal, estiércol y arena volcánica para cultivar viñas y tuneras -, estos terrenos fueron destinados a la explotación de la cochinilla, de la cual se extraía el apreciado color púrpura de los vestidos. A nuestro alrededor observamos como crecen en estos terrenos agrícolas abandonados diferentes frutales, ejemplo de las cuales tenemos las higueras.

La fauna que podremos observar en este área son la curruca tomillera (Sylvia conspicillata) y la tórtola común (Streptopelia turtur), asi como la pardela cenicienta (Calonctris diomedea) que utiliza los malpaises para nidificar. Otras especies que se encuentran presentes en todo el recorrido son el erizo moruno (Atelerix algirius), el perenquén (Tarentola angustimentalis) o el lagarto de Haría (Gallotia atlantica), asi como el conejo (Orictulugus cuniculus)

A continuación subiremos una por una pequeña pendiente rocosa rodeados por una vegetación formada por tabaibas amargas (Euphorbia regis-jubae) y numerosos líquenes, entre los que destaca la orchilla (Roccella spp.), explotada antiguamente para la obtención de tinte.

Dejando atrás la pendiente nos dirigimos hacia el cráter del Volcán, donde observamos ejemplares de bejeque (Aeonium lancerottense), ombligo de Venus (Umbilicius horizontalis), gamonas (Asphodelus aestivus). Subiendo las paredes, la panorámica que nos ofrece es espectacular, hacia el este contemplaremos el Malpaís de la Corona y la costa, y hacia el oeste Órzola. En las faldas Sodoeste del Volcán, en dirección a Máguez, veremos uno de los mejores ejemplo de aljibe de la isla, con un volumen de 900m3 y una alcogida o superficie para recogida de agua de 9600m2.

En torno al Volcán, con un poco de suerte, observaremos ejemplares de carruca cabecinegra (Sylvia melanocephala), herrillero (Parus caeruleus) y cernícalo (Falco tinniunculus).

Blog: Lo más leído