Vivienda de César Manrique

Imagen no disponible
4-01-2014

La vivienda destaca por el buen gusto, las alusiones a la arquitectura tradicional y la interacción pacífica con el entorno histórico y natural

En 1988, César Manrique trasladó su residencia de Taro de Tahíche, cede actual de la fundación que lleva su nombre, a Haría, buscando en este pueblo del norte de Lanzarote la tranquilidad y el contacto con la Naturaleza.

Se instaló en una vivienda levantada sobre unas ruinas pertenecientes a una casa popular, ubicada en una finca de 11.261 metros cuadrados, que el artista acondicionó y remodeló siguiendo pautas de la arquitectura tradicional de la isla. Aprovechó algunos muros y materiales, pero fiel a sus comportamientos híbridos, incorporó también algún episodio moderno, como el cuarto de baño, que responde a su original concepción de este espacio funcional, ya practicada en Taro de Tahíche.

La casa, de planta cuadrada y rodeada deuna amplia huerta con palmeras, constaba originalmente de dos patios interiores, balconada, tres dormitorios, dos baños, dos pequeñas salitas, cocina y salón con chimenea de piedra. Manrique emplea profusamente la piedra y la madera como materiales de referencia.

Se trata de un casa íntima, acogedora y convencional, en medio de un antiguo palmeral, la residencia de Haría apoya su personalidad en el buen gusto, las alusiones a la arquitectura tradicional y la interacción pacífica con el entorno histórico y natural, renunciando a la espectacularidad. El artista recicla materiales e integra numerosos objetos descontextualizados, que son mostrados con valor puramente estético.

En la actualidad la vivienda es sede de la Casa Museo “un homenaje a la arquitectura tradicional, reconsiderada desde una visión moderna en la que prima lo estético y el confort, además de la integración en la naturaleza”, constantes todas características del quehacer de César Manrique. Es “una prolongación de la forma de habitar del artista y de su personalidad creativa. Allí está presente su universo personal, que, por fortuna, se conserva intacto y reunido”, señalaron los responsables de la FCM.

Blog: Lo más leído