Municipio de Tinajo

Municipio de Tinajo
6-09-2018

Es el municipio agrícola por exelencia: ha servido de pasto para los ganados y se dan todad las formas de cultivo.

El municipio de Tinajo ocupa el centro oeste de la isla y está marcado por su origen volcánico, principalmente por las erupciones del Timanfaya (1730-1736) y del Tinguatón (1824).

Hecho, que al contrario de lo que pueda parecer, ha permitido que el municipio se haya convertido en una zona agrícola por excelencia. Esto se debe a que sus cultivos a partir la ceniza (rofe o picón) expulsada durante las erupciones volcánicas, conservan muy bien la humedad y se consiguen unas óptimas condiciones de extraordinaria calidad a pesar de la escasez de lluvias.

Actualmente el turismo sobre todo el deportivo está en auge en el municipio. El hecho de contar con el Club La Santa, uno de los centro deportivo mas completos del mundo y donde numerosos deportistas de élite pasan cada año largas temporadas, sumado a las espectaculares olas de La Santa, una de los mejores lugares del mundo para la práctica del surf, han contribuido a este éxito.

No hay que olvidar tampoco el atractivo del Parque Nacional de Timanfaya, que comparte con el municipio de Yaiza.

Tambien pertence a Tinajo La Vegueta, lugar de enormes caseríos pertenecientes a la nobleza que reperesta los tiempos de prosperidad de Lanzarote.

En la localidad de Mancha Blanca se encuentra el pequeño santuario aen el que se venera a Nuestra Señora de los Dolores, Patrona de Lanzarote. Más conocida por la Virgen de los Volcanes.

Pertenecen al municipio de Tinajo los pueblos de La Santa, La Vegueta, Mancha Blanca, El Cuchillo, Tinguaton y Tenesar

Historia

Hacia 1650, Tinajo era únicamente un pueblecito muy pobre. La legendaria Ana Viciosa, esposa del gobernador Juan de León Moxica, señora de Montaña Clara, por concesión del Marqués de Lanzarote, dominaba prácticamente a los pocos habitantes de la localidad, escasamente un centenar.

La ermita dedicada a San Roque ya figura en 1679, aunque fue ampliada en 1738. El obispo don Antonio Tavira y Almazán la elevó a la categoría de segunda parroquia en junio de 1792.

Es a principios del siglo XIX cuando este municipio inicia lentamente sus primeros pasos hacia la civilización y el progreso. Hasta ese tiempo sus tierras habían sido eriales de pasto.

También a principios de dicha centuria, el 26 de enero de 1802, adquiere Tinajo su independencia municipal.

Amenazado repetidamente por las erupciones volcánicas que sufriera la Isla, las corrientes de lava se desviaron sin dañarlo. Por la protección recibida de la Virgen de los Dolores durante la erupción de 1730 a 1736, se levantó en Mancha Blanca el Santuario de la Virgen de los Volcanes, de gran devoción en toda la Isla.

Geografía 

Ocupa el sector centro-occidental de Lanzarote, formando sus límites una especie de arco, que abre al mar hacia el noroeste.

Su frontera oriental con Teguise parte de las inmediaciones de La Isleta, para prolongarse en una línea casi recta, que se continúa por San Bartolomé. A continuación, y siguiendo hacia el sur, otra recta marca la linde con Tías, mientras que también hacia el sur y sudoeste, aparece Yaiza. La divisoria con este último, parte de la zona del volcán de Peña Palomas, cruza las Montañas del Fuego y termina en las cercanías de la Punta Roncador.

La amplia línea litoral ofrece al sur el aspecto característico de los malpaíses costeros, al llegar hasta aquí las erupciones históricas, dando lugar a una costa rocosa, con algunas playas. Hacia su parte central, se presenta acantilada (Caletón de Las Animas) y luego, ya en el tramo más septentrional, desciende nuevamente, apareciendo el curioso saliente de La Isleta, separado por el canal de El Río.

Una serie de montañas, que se corresponden con edificios volcánicos, se encuentran alineados a lo largo del término, dando lugar a una sucesión de valles intercolinares. Sin embargo, es el volcanismo histórico el que define buena parte del paisaje del municipio, sobre todo en su sector occidental y meridional. Las erupciones que se sucedieron desde 1730 a 1736, en Timanfaya, transformaron radicalmente el espacio. Aparecen así aglomeraciones de gran complejidad, auténticos núcleos de esta erupción, en el Macizo del Fuego, y en menor medida en el conjunto de Pico Partido; alineaciones como la de las calderas de Sta. Catalina y Colorada,...

Destacan algunos edificios, como la espectacular caldera de Los Cuervos o del Coranzoncillo, a amplia serie de aparatos volcánicos menores denominados homitos, o los extensos derrames de lava.

En ocasiones, las lavas rodean, pero no cubren, amplias extensiones, dando lugar a los llamados islotes. Es el caso del conocido Islote de Hilario, en Timanfaya, o la espectacular Caldera Blanca, un enorme cono volcánico (Serie III). Finalmente, en 1824 tiene lugar en Lanzarote una triple manifestación eruptiva, que presenta en el término los volcanes Nuevo del Fuego y Tinguatón o Volcán Nuevo.

De esta forma, va a ser el sector oriental del término, a lo largo de una serie de llanos y vegas, intercalados entre morros y montañas, donde se concentren, tanto la población, como las mejores áreas de cultivos. Se desarrollan estos, bien en enarenados naturales como artificiales, jable, gavias, e incluso, ya en la zona de La Quemada, en agujeros hechos en las coladas lávicas.

La escasa altitud del término determina unas características climáticas marcadas por la aridez, si bien su disposición abierta al alisio, favorece unos mayores aportes de humedad. La cubierta vegetal original, se ha visto desplazada por el desarrollo de los cultivos y la ocupación de las lavas históricas, dando lugar a una escasa vegetación de sustitución, con especies de carácter xerófilo.

Economía

Es Tinajo uno de los municipios lanzaroteños con mayor importancia agrícola, a lo que contribuye indudablemente la calidad de sus suelos y su buena orientación a los alisios.

Se dan aquí prácticamente todas las peculiaridades de cultivos lanzaroteños: las gavias, el jable, los enarenados naturales y artificiales, etc.

A la agricultura se dedican también mujeres y niños a tiempo parcial, logrando así mantener una amplia superficie cultivada.

Los productos más importantes son las cebollas, a las que siguen los viñedos, legumbres y hortalizas, millo, batatas, papas y algo de tabaco y tuneras.

Sin embargo, es el sector terciario y, dentro de él, el subsector Servicios, el que ocupa a la mayor parte de los activos laborales del municipio; el turismo se encuentra en La Santa, en el lugar denominado El Islote.

En importancia sigue el sector secundario, en el que destaca la construcción, siendo la agricultura dentro del primario el que más ocupación ofrece, seguida de la pesca.

Cultura popular

Sobresale la fiesta dedicada a la Virgen de los Volcanes (15 de septiembre}. Está en relación con las erupciones del siglo XVIII, cuando un 16 de abril de 1736, la tradición señala que la intersección de la Virgen, hizo parar las lavas en su recorrido. La posterior construcción de la ermita, en dicho lugar, también está envuelta en una sorprendente historia, así como la intervención de la Virgen en el apaciguamiento de la erupción de 1824. Parte destacada de la fiesta es la representación de diferentes hechos históricos, obra de Juan Brito.

Perpetuando una tradición de siglos, la labor de la anciana alfarera Doña Dorotea, tiene continuación en sus familiares. Entre otras piezas, destacan los originales novios del Moj6n. Se confeccionan también en el municipio, las típicas sombreras.

Un lugar de curiosa historia es la llamada Cueva de Ana Viciosa. Situada en un punto de difícil acceso junto a la costa, fue lugar fortificado y de encuentros amorosos de su licenciosa dueña.

Los vinos de la zona, tienen afamada reputación.

Lugares de interés

Es de interés recorrer el término municipal. Como bien describe Agustín de la Hoz, la típica construcción del municipio es punto a considerar en una visita cultural a este término.

Destaca luego la iglesia parroquial de San Roque. Como hemos indicado, la primitiva ermita sufre ampliaciones y reformas. Visitándola, podemos contemplar sus bellas naves y su techumbre mudéjar.

Guarda esta iglesia en su interior un Cristo atribuido a Luján Pérez y una Virgen de Candelaria, obra del discípulo de Luján, Femando Estévez.

También es de interés el santuario de Nuestra Señora de los Volcanes, levantado por los vecinos en gratitud por la protección recibida de la Virgen en las erupciones de l730. Fue abierto al culto hacia 1781, acabándose el actual santuario en 1861 una vez restaurada la primera edificación.

El Parque Nacional de Timanfaya reúne el área afectada por las erupciones de 1730-36, así como por la de 1824 (Volcán Nuevo). En el Islote de Hilario, de curiosos antecedentes históricos, se observa un singular fenómeno de anomalías térmicas, debido al calentamiento del acuífero, que provoca el ascenso del vapor de agua y el recalentamiento del terreno, registrándose altísimas temperaturas a pocos centímetros de la superficie.

El Parque Natural de La Geria, acoge gran parte del espacio afectado por las erupciones de los siglos XVIII y XIX, que no se incluyen en el Parque Nacional. De gran valor ecológico resultan los islotes, caso de la Caldera Blanca, Islote del Cortijo,... Especial curiosidad encierra la erupción del Tinguatón (1824), con formas únicas en el volcanismo canario, como son la serie de simas o pozos (Simas del Diablo), producto de la actividad de tipo hidromagmática.

Blog: Lo más leído