Montañas del Fuego

Montañas del Fuego
7-10-2018

En pleno corazón del Parque Nacional de Timanfaya, se trata de un mar de lavas salpicado por decenas de atractivos conos volcánicos de gran interés científico.

Se hallan en pleno corazón del Parque Nacional de Timanfaya, uno de los 12 existentes en España. Comprende un espectacular mar de lava salpicado por decenas de conos volcánicos, surgidos de las erupciones volcánicas acaecidas de 1730 a 1736 y en 1824.

Se extiende por la zona sudoeste de Lanzarote, entre los municipios de Yaiza y Tinajo. En el lugar denomina- do Islote de Hilario tienen lugar unas manifestaciones de fuego yagua que evidencian la enorme energía calorífica contenida en el subsuelo.

El Gobierno Insular - Cabildo de Lanzarote- acondicionó el Islote de Hilario creando un restaurante y cafetería de planta circular, denominada El Diablo, que ofrece una panorámica del singular territorio de lava que lo circunda. Contiene un gran horno que aprovecha la energía calorífica natural para guisar carnes y pescados, y que alcanza los 400°C –725º F- casi a flor de tierra.

De estas instalaciones parten regularmente unas guaguas -autobuses- que realizan la Ruta de los Volcanes, que consiste en una visita colectiva al interior del Parque Nacional. A lo largo de su recorrido, de tres cuartos de hora de duración en un trayecto de 13 Km, se van explicando y describiendo las características del fenómeno natural.

A las Montañas del Fuego se accede por la carretera que une las localidades de Yaiza y Tinajo. El visitante se interna hasta el Islote de Hilario por un paisaje colorista e inédito, lugar en dónde pueden observarse las manifestaciones caloríficas. La materia vegetal arde de inmediato al ponerse en contacto con el calor, y lo mismo ocurre con el agua vertida en el interior de unos tubos instalados en la tierra, evaporándose al instante y saliendo despedida hacia la atmósfera como si de un pequeño géiser se tratara.

La Ruta de los Volcanes serpentea entre pequeños conos y paisajes exclusivos, ofreciendo al espectador imágenes sobrecogedoras, formas caprichosas e íntimas sensaciones que lo ponen en contacto con el origen de la formación del planeta.

Aunque eran visitadas dado su interés, las Montañas del Fuego abrieron al público bajo la gestión de Gobierno Insular en el año 1970 mientras que la declaración de Parque Nacional de Timanfaya data de 1974. El Parque Nacional ocupa una superficie aproximada de 52 km2, siendo uno de los territorios más importantes del mundo para los estudiosos del volcanismo.

Blog: Lo más leído