Economía

Economía de Lanzarote
6-09-2018

Hablar de la economía y del turismo en Lanzarote es hacer lo mismo, pues la economía de la isla se sustenta casi exclusivamente de los ingresos que aporta el turismo

Hoy en día, hablar de la economía y del turismo en Lanzarote es hacer lo mismo, pues la economía de la isla se sustenta casi exclusivamente de los ingresos que aporta el turismo y los servicios que esta actividad propicia a su alrededor.

Ambos, turismo y servicios, generan en torno al 80 de la actividad económica y el empleo que, básicamente, se concentran en los núcleos turísticos desarrollados en las costas de Tías (Puerto del Carmen), Teguise (Costa Teguise) y Yaiza (Playa Blanca), y en la capital de la isla, Arrecife. Pero si nos remontamos un poco al pasado la realidad era bien distinta: la carencia de materias primas y la aridez de la tierra ocasionaron grandes períodos de pobreza. antes del turismo, la agricultura, la pesca y la ganadería eran las principales fuentes de ingresos.

Turismo

Hasta hace poco años, la actividad económica dominante en la inmensa mayoría de los municipios de Lanzarote era la agricultura y en menor medida la pesca. No obstante, en la actualidad el turismo constituye la principal fuente de recursos.

La llegada del Turismo en la década de 1960 supuso una rápida transformación de la Isla, con la extensión de la electrificación, la instalación de plantas desaladoras que aseguran el abastecimiento de agua, etc.

Se crean centros turísticos en Puerto del Carmen y más tarde en Costa Teguise y Playa Blanca, y recientemente Puerto Calero y de forma simultánea el artista lanzaroteño César Manrique comienza el diseño y realización de la red de los Centros de Arte, Cultura y Turismo del Cabildo, ejemplo de integración de la intervención humana en el paisaje de la isla, y representativos de una conciencia de respeto y cuidado de la Naturaleza propia de Lanzarote.

Lanzarote empieza a crecer, y el sector turístico atrae a una importante inmigración del resto del Estado y del mundo. Esta población multicultural disfruta del desarrollo de las infraestructuras, los servicios asistenciales y de numerosas actividades culturales.

El desarrollo que experimenta la isla se produce de forma armónica con la Naturaleza, lo que convierte a la Isla en ejemplo de desarrollo sostenible reconocido por la UNESCO en 1993 con la declaración de Reserva de la Biosfera. Lanzarote es asimismo pionera en Canarias en el planteamiento de nuevas fórmulas de desarrollo y ordenación turística, destinadas a que residentes y visitantes sigan disfrutando de un territorio de enorme belleza y singularidad.

Ganadería

A pesar de la aridez resultante de una larga estación seca y de que una gran parte de la superficie de la isla está cubierta por lavas que no permiten el crecimiento de la vegetación, Lanzarote ha mantenido históricamente una destacada cabaña en estrecha relación con los cultivos.

Aún pueden apreciarse en el campo de la isla, en torno a las casas rurales, los conocidos pajeros (apilamientos de paja de cereales, leguminosas y, sobre todo, de palotes que el campesino concentraba en un lugar determinado dándole forma de tronco de cono, con la parte superior cubierta de tierra). Este tipo de almacenamiento permitía mantener una cabaña aceptable entre la estabulación y las rastrojeras, sobre todo de las especies más frugales como las cabras.

No obstante, la crisis de la actividad campesina se manifiesta con mayor virulencia en la ganadería debido a que requiere una mayor dependencia. Si analizamos la evolución de la cabaña ganadera en los veinte últimos años podemos constatar una drástica y progresiva reducción del vacuno y del ovino, relacionándose esta disminución con la crisis de los cultivos de cereales y leguminosas, elementos básicos del modelo tradicional.

En cambio, con el ganado caprino se produce un hecho sorprendente. De 14.300 cabezas en 1972, se desciende progresivamente hasta 3.000 en 1988. Sin embargo, actualmente volvemos a encontrarnos con una gran recuperación, situándose la cabaña actual en tomo a las 15.000 cabezas. Este ascenso habrá de achacarse a dos factores importantes que han incidido en el desarrollo de la ganadería en la isla. En primer lugar, la aparición de una serie de campañas de promoción, incentivando al agricultor en la recuperación de la imagen y calidad del excelente queso conejero. En segundo lugar, la puesta en marcha de iniciativas de asociación empresarial y gremial que han supuesto una garantía para la continuidad de la actividad ganadera, cuya producción ronda actualmente el medio millón de kilos al año.

El mercado actual de estos quesos se distribuye entre un 60% de consumo interno en la isla y el resto es absorbido por el mercado del archipiélago, más concretamente por las islas de Tenerife y Gran Canaria.

Agricultura

Dado que la altitud máxima de la isla solo alcanza los 670 m en Peñas del Chache, toda su superficie se encuentra por debajo del nivel de inversión del alisio. Este hecho físico dificulta las lluvias orográficas tan importantes en las otras islas occidentales de Canarias, ya que no existe obstáculo montañoso que pueda detener el «mar de nubes». Por otro lado Lanzarote es, junto a Fuerteventura, la isla más cercana al continente africano. Como consecuencia, la pluviosidad media anual es muy baja y las precipitaciones son irregulares, no sobrepasando los 47 días de lluvia anuales.

Por otro lado, gran parte de la isla está cubierta por materiales volcánicos recientes, con erupciones que datan de los siglos XVIII y XIX. El resultado es que una porción importante de la superficie insular se halla cubierta de malpaíses y lapillis (cenizas volcánicas). También destacan por su extensión los jables o arenas calcáreas de origen marino formadas por restos de conchas y moluscos traídos por el viento.

Ante estas condiciones adversas el ingenio insular ha sabido desarrollar toda una cultura de agricultura sin agua en condiciones tremendamente adversas, pero que ha dado como resultado uno de los sistemas de adaptación más espectaculares que se conocen.

Producto de esta singular cultura agrícola en Lanzarote existen dos formas propias de cultivo por lo que a la naturaleza del suelo agrícola se refiere: los jables, los enarenados artificiales y los enrenados naturales.

En conclusión, la agricultura de Lanzarote tiene un carácter excepcional debido a las condiciones adversas del medio. La existencia de una importante agricultura se debe al ingenio del hombre que ha resuelto las desventajas de esa situación. Los cultivos en enarenados y los jables permiten alcanzar unos rendimientos por hectárea similares a los obtenidos en regadío. Este tipo de agricultura ha significado un freno a la erosión de un medio árido, donde se ha optimizado los escasos recursos existentes para desarrollar una agricultura de calidad y creadora de paisaje.

Pesca

Un punto fundamental en las últimas décadas ha sido la rápida decadencia del sector pesquero que, a principios de los años 70, era fundamental en la economía de la isla, pasando hoy a un plano muy secundario. 

La ocupación de la antigua colonia española del Sáhara Occidental por parte de Marruecos, en 1975, supuso la pérdida del caladero tradicional en el que faenaba la potente flota pesquera de la isla. Fue la flota de sardinales la que tuvo mayor importancia en la isla llegando a proporcionar casi mil puestos de trabajo en tierra, con cuatro fábricas de conserva y tres de harina de pescado.

En la actualidad, la isla cuenta con una pequeña flota artesanal que se dedica principalmente a la captura de la sama, la corvina, el cherne y el chopo. A esta, hay que añadirle la flota de bajura, con barcos adaptados a la captura de especies locales como la vieja, el jurel y la salema. En la época de las migraciones reviste una especial importancia la pesca del atún.

Esta capturas nutren a los restaurantes de los pueblos costeros, donde podemos disfrutar de pescado fresco en cualquier época del año.

Otras

La construcción y todos sus derivados forman parte también de la industria de la isla, fruto, si bien de la que genera el propio turismo.

La energía eléctrica se obtiene el sistema de generación térmica, a excepción de algunas instalaciones solares, ruedas de vientos particulares y dos parque eólicos, uno con cinco molinos en montaña Mina y otro con varias docenas en el municipio de Haría.

El agua constituye desde siempre uno de los principales problemas de los lanzaroteños. Debido a la escasez de agua y al aumento vertiginoso de la población de Lanzarote, la isla se abastece de ella gracias a las potabilizadoras, en las que se desala el agua del mar por medio de energía térmica.



Blog: Lo más leído