Inicio Blog36 horas en lanzarote
36 horas en Lanzarote

36 horas en Lanzarote

36 horas en Lanzarote
dionidlb | 25-09-2014

Fiona Hardcastle, editora de The Telegraph, ofrece una guía sobre qué hacer en una breve estancia de 36 horas en Lanzarote. Explica la forma de visitar los volcanes del Parque Nacional de Timanfaya y Playa Blanca, así como los mejores lugares de la isla para comer, beber. Aquí les presentamos una traducción libre de su relato.

¿Por qué ir?

Se ha mantenido durante mucho tiempo una mala opinión de las Canarias, un lugar más plebe que elegante, favoreciendo esto a las islas de la “fiesta de moda”, las Islas Baleares.  Rara, como Lanzarote - con sus calas escondidas, cruda belleza, compensado por melancólico paisaje volcánico viviendas blancas simples y casi garantizado sol durante todo el año - ofrece poco para olfatear alrededor.  Los lugares de interés pueden ser escasos, pero si la relajación es su objetivo, esta isla sin prisas le viene como anillo al dedo. Usted puede explorar la tranquilidad del interior, como lo hizo David Cameron (Primer ministro del Reino Unido) en Semana Santa,  o disfrutar de las playas vírgenes y transparentes con sus aguas azul oscuro. Ahora es el momento de disfrutar de los últimos rayos de sol del verano.

A su llegada

18:00

Un paseo a lo largo del paseo marítimo de Playa Blanca; antiguo  pueblo de pescadores es ahora uno de los complejos más populares de Lanzarote. Es menos llamativo que muchos de sus homólogos de Canarias.  Con una sola cadena de comida rápida emborronando el paisaje, es posible beber disfrutando de unas espectaculares  vistas de la vecina isla de Fuerteventura cuando el  comienza a ponerse el sol

20:00

Bajo las luces parpadeantes que se distinguen a través de los árboles de la plaza del hotel Princesa Yaiza se encuentra la terraza Don Giovanni Restaurante y Pizzería, abierta a los huéspedes y no huéspedes por igual (00 34 928 51 93 00). Degusté un plato de carpaccio de ternera con alcachofas marinadas y una vinagreta de limón (€ 14.50) con una lubina agradablemente carnosa con ensalada de rúcula y tarta de patata (19 €). Para terminar con un tiramisú casero (€ 7), regado con una botella de Grifo (28 €), un blanco local deliciosamente crujiente. Es necesario reservar mesa.

Día uno

8:00

A las afueras de Playa Blanca, se encuentra un pequeño promontorio rocoso y en su alto el Castillo de las Coloradas, uno de los pocos lugares de interés histórico del pueblo. Esta torre de vigilancia del siglo XVII, en su día protegía a la isla de los piratas.  La paz que se respira a esas horas - interrumpido sólo por la actividad de unos pocos pescadores locales - bien vale una llamada de alarma temprana.

10:00

En dirección este, a las calas de arena que conforman la playa Papagayo. Reconocida como una de las mejores playas de la isla, esta media luna de arena blanca bordeada por un mar turquesa, está protegida por los acantilados en una reserva natural. Si estás dispuesto a renunciar a la comodidad de la hamaca durante unas horas, usted mismo puede disfrutar de los placeres exfoliantes de arena y del mar. Las playas se accede a través de una pista, para los que hay un cargo de 3 €, que también cubre el aparcamiento.

Playa de Papagayo

Mediodía

De nuevo en el paseo marítimo de Playa Blanca y tomar asiento a la sombra en uno de los restaurantes ribereños. Tenga en cuenta que cuanto más al oeste camine, más altos son los precios. Aunque erróneamente llamado Típico Canario (Av Marítima 36; 0034 928 519 137) es un lugar agradable que ofrece platos sencillos, bastante bien de precio. Cazuela Canaria - mariscos y guiso de patatas con salsa picante - es una especialidad local (€ 6.95)

14:00

La antigua capital de la isla, Teguise, que se encuentra en el centro de la isla, está a sólo 40 minutos en coche de Playa Blanca. Sus calles empedradas tranquilas dan una idea de la existencia pre-turística de Lanzarote.

18:00

De vuelta en Playa Blanca, en el Puerto deportivo Marina Rubicón para explorar el encantador laberinto de boutiques, galerías, bares y restaurantes. El estilo y la influencia del arquitecto nativo Cesar Manrique, quien decretó que ningún edificio debe ser de más de cuatro pisos de altura y que cada casa tenía que ser pintado de verde y blanco (azul y blanco, si se tiene una vista al mar) está en todas partes. Los fans de este gran hombre pueden rendirle homenaje en   la Fundación César Manrique  (Calle Jorge Luis Borges 10, Tahiche, 0034 928 84 31 38; fcmanrique.org; admisión € 8), donde su antigua casa ofrece una visión de sus sorprendentes ideas.

Marina de Rubicón

19:00

Podrá elegir entre acogedoras chiringuitos del puerto deportivo Marina Rubicón. Disfrutar de las acogedoras asiento bajo el toldo blanco con estilo de El Vino Blanco y saborear sus tapas. ¿En el menú? Chocos fritos con aros de cebolla (€ 6,75), gambas rojas a la parrilla con sal (12 € por 200g) y setas a la plancha con salsa de queso rocquefort (€ 6.25) regado con una botella de Bermejo seco.

Día dos

10:00

Una visita al Parque Nacional de Timanfaya es lo más cerca que cualquiera de nosotros puede estar de la luna; 360 conos volcánicos se levantan de la arena negra. Debido a la naturaleza frágil de las rocas, no se puede caminar sin permisos especiales. Sin embargo, los viajes en autobús están disponibles y están incluidas en el precio de entrada (8 €). Otra opción es ir en camello; caravanas de camellos (y autocares) salen cada 20 minutos.

Parque Nacional de Timanfaya

13:00

Una visita relámpago de los viñedos, bañados en ceniza negra, de La Geria situados al este del Parque Nacional de Timanfaya, es un digno final. Muestra los frutos de esta tierra árida en la Bodega La Geria (12) (Carretera de La Geria km.19, La Geria, 0034 928 173 178; lageria.com).



Lo más leído